Santa Teresa Lifeguards. Un refugio para Guardavidas en el Pacífico Norte.

Cuantos guardavidas y socorristas me hablan cada año de sus problemas en la playa. Que sí las condiciones laborales aquí, que si mis jefes allá, que si no hay materiales, que si hay materiales pero no me dejan usarlos, que si pasa mucho o que si no pasa nada. Como en el film «El Día de la Marmota», la historia se repite cada año. No os falta razón! Pues mientras los que ponen el dinero no sepan como funciona realmente una playa y su objetivo no sea otro que prestar un servicio de calidad a la comunidad, ese servicio será un fracaso cuando el querer obtener beneficios a costa de mermar la ilusión de sus trabajadores sea más importante que cuidarnos para que podamos cuidar. Mal por los que mandan, pero mal también por todos los que dejamos que nos manden en malas condiciones.

La solución no es llorar. La solución es reaccionar

Los compañeros que me leéis con frecuencia sabéis que incido mucho en esto; ser socorrista o guardavidas no es una opción de estabilidad económica, sino un estilo de vida, una prioridad en nuestras vidas, una elección frente a otra, una forma de ser libre. Por tanto, si somos libres, ¿por qué nos empeñamos cada año en volver al mismo lugar para llorar en la misma playa mientras nuestros «jefes» siguen sin bajar a vernos y ayudarnos en nuestras demandas? ¡Volad de ahí ya!. Volad a una playa a tan solo 12 km de donde trabajáis que os garantice mayor felicidad laboral, viajad a otra isla o saltad el charco a otro país. En cualquier lugar os van a pagar mejor o peor durante una temporada, pero ese sueldo no os va a solucionar la vida. Si queréis un buen sueldo en Verano, estoy convencido de que hay otras vías para conseguirlo. Pero claro nosotros queremos trabajar en la Playa, ¡así que volemos! Nosotros y nosotras somos libres y nuestro sueldo es otro. Nuestro sueldo es el que se quedará para siempre en nuestra memoria, a través de nuestras vivencias y recuerdos de todas aquellas personas que vamos a conocer en el camino, hasta que nuestro cuerpo aguante o nuestro camino se detenga para abrir la puerta a otras vías profesionales.

Un lugar donde te pagan con vivencias y recuerdos, de momento.

santa teresa guardavidas

No, esta vez no te voy a ofrecer un lugar donde puedes trabajar como guardavidas a cambio de una remuneración económica, pero si voy a enseñarte un lugar donde quizá puedas llevarte una inolvidable experiencia de por vida. Y ya no hablo de trabajar en una de las cunas del surf centro americano reconocida internacionalmente, sino también de que tengas la posibilidad de compartir tu experiencia y vivirla junto a un grupo de profesionales del rescate acuático de cualquier parte del mundo que se dejan ver por Santa Teresa, Costa Rica tal vez para buscar algo de aventura, desconexión o que sé yo, pero que por las fotos que me envían algo me dice que no se debe estar nada mal allí. Esto que te propongo dependerá de ti que tengas algún mes libre, una mochila y unos ahorros modestos, al menos para llegar. El resto de la historia ya lo marcará tu destino 🙂

Un poco de historia

En el año 2014, después de un incidente trágico, un grupo de guardavidas extranjeros, liderados por el argentino Matías Etchenique , guardavidas con 20 años de trayectoria y residente de Santa Teresa, se organizó para formar un equipo que entrenara y vigilara las playas en temporadas altas de turismo. La iniciativa cobró fuerza en 2015, después de un segundo acontecimiento trágico; en este punto la comunidad se había sensibilizado ante la necesidad de tener servicio de guardavidas, pues anteriormente surfistas locales habían respondido a las emergencias, sin embargo, no era una situación que pudiera dejarse al azar. Dado a la prontitud con que se acercaba Semana Santa, un muy querido miembro de la comunidad, Thomas Richie, tomó la iniciativa de construir 4 torres para guardavidas, ubicadas en los puntos más peligrosos de las playas. Miembros de la comunidad recibieron entrenamiento y tras una larga y ardua semana de preparación estaban listos para colaborar. La Cámara de Turismo, junto con el líder del movimiento, se dieron a la labor de reunir a los Guardavidas locales más experimentados para organizadamente dar el servicio de vigilancia en las torres durante la Semana Santa del 2015. En mayo del 2015 se llevó a cabo el Curso de Salvamento Acuático, impartido por la Asociación Nacional de Guardavidas, con el cual lograron certificar los conocimientos de 15 guardavidas locales y el programa se fortaleció con recurso humano calificado.

Y una gran idea: Un Gimnasio de los Guardavidas

Actualmente uno de los mayores obstáculos que enfrentan el equipo de Guardavidas de Santa Teresa, es la falta de presupuesto para asumir la responsabilidad de contratar guardavidas, por lo que la supervivencia de su labor depende de la voluntad y compromiso de quiénes quieran sumarse al equipo. Gracias al apoyo de manos generosas se ha logrado concretar el sueño de contar con una sede en la que existe la capacidad de albergar hasta 12 guardavidas voluntarios, y en la cuál también se ha construido un gimnasio que les sirve como plataforma permanente para recaudar fondos, para el entrenamiento continuo del equipo y para darle la oportunidad a la comunidad de que usen sus instalaciones en el desarrollo de un estilo de vida saludable.

El programa de intercambio voluntario ha permitido contar en los últimos dos años de operación con la participación de 25 voluntarios de distintas partes del mundo (USA, Argentina, Italia, España, Sudáfrica, y Nueva Zelanda) para dar el servicio de guardia la mayor cantidad de horas posibles, y en la mayor cantidad de puntos de vigilancia.

Las puertas de los Guardavidas de Santa Teresa están abiertas a todos los y las guardavidas que quieran sumarse al equipo donando su tiempo, conocimiento y experiencia para enriquecer el programa y garantizar la seguridad en nuestro mar, me expresan miembros del equipo.

El objetivo de este arduo trabajo no es más que lograr contar con el apoyo futuro del gobierno local para sostener la operación de manera permanente, que de momento seguirá autofinanciándose con lo que genera la organización, mediante eventos de recaudación de fondos y el aporte de miembros de la comunidad comprometidos con esta causa.

¿Dónde puedo encontrar más información?

No dudes en entrar en su web pinchando AQUÍ

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad